Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

La lengua como receptora de los síntomas de la diabetes...

Entre los síntomas de la diabetes más comunes se encuentra el aumento de la sed, el aumento de la micción, fatiga, visión borrosa, pérdida de peso, aumento del apetito, infecciones frecuentes, dificultad para cicatrizar heridas, inflamación y enrojecimiento de las encías u hormigueo y entumecimientos de pies y manos, sin embargo, existe un síntoma que puede aparecer en la lengua y que pocos conocen.

 

Así las cosas, existe una forma de detectar la diabetes teniendo en cuenta los síntomas que pueden aparecer en la lengua, la cual puede presentar marcas o grietas, debido a que esta enfermedad aumenta la sensibilidad de la piel frente a ciertos tipos de alimentos.

Entre la serie de síntomas que pueden afectar a la boca y más en concreto a la lengua, destacan las enfermedades en las encías, las cuales suelen manifestarse con la presencia de sangre al cepillarse.

De igual modo, las personas con diabetes producen menos saliva, por lo que es común que presente sequedad en la boca, un síntoma que también puede aparecer como efecto secundario de algunos medicamentos.

También es probable que se produzca un cambio en el gusto que se percibe de los alimentos, infecciones bucales y heridas en la estructura de la boca que pueden tardar para sanar.

La diabetes es una enfermedad que se puede controlar con la ayuda de ciertos hábitos que ayudan a tener equilibrado el nivel de glucosa en la sangre, por eso, en estos casos, se sugiere seguir recomendaciones tales como:

  • Mantener un compromiso con la enfermedad
  • No fumar
  • Controlar el colesterol
  • Controlar la presión arterial
  • Realizar exámenes físicos de forma regular
  • Realizar exámenes de la vista periódicamente
  • Mantener las vacunas al día
  • Mantener una correcta higiene dental
  • Revisar frecuentemente los pies
  • Tomar de forma disciplinada los medicamentos recetados
  • Eliminar o reducir el consumo de alcohol
  • Llevar una dieta saludable y balanceada
  • Realizar ejercicios de forma regular

Organizaciones