Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

¿Cómo impactan los plátanos en los diabéticos...?

A pesar de que los plátanos son frutas saludables, contienen una gran cantidad de carbohidratos y azúcar, los principales nutrientes que elevan los niveles de este en sangre.

Así las cosas, los carbohidratos elevan estos marcadores, y cuando esto ocurre en un organismo que no tiene diabetes, nuestro cuerpo genera insulina, cuya principal función es transportar la glucosa que entra en las células para convertirla en energía.

El problema es que las personas que tienen diabetes no tienen esa capacidad de producir insulina o sus células son resistentes a lo poco que producen, por lo que será necesario controlar el consumo de carbohidratos.

Un plátano de unos 126 gramos contiene 29 gramos de carbohidratos y 112 calorías. Los carbohidratos están en forma de azúcar, almidón y fibra, sin embargo, también contiene fibra (para la misma cantidad, unos tres gramos), cuyos beneficios para las personas con diabetes residen en que ayuda a retardar la digestión y la absorción de carbohidratos, por lo que puede reducir los picos de azúcar en sangre y mejorar el control general del azúcar en sangre.

Una revisión sugiere que aquellos que consumen las mayores cantidades de fibra dietética, especialmente fibra de cereales, pueden beneficiarse de una reducción en la incidencia de desarrollar diabetes tipo 2, al tiempo que existe una pequeña reducción en la concentración de glucosa en sangre en ayunas, así como una pequeña reducción en el porcentaje de hemoglobina glicosilada.

Los nutrientes de los alimentos interactúan entre sí de forma que si unos suben los niveles de azúcar en sangre, otros ayudan a bajarlos. El índice glucémico es un concepto que se utiliza para clasificar los alimentos según la velocidad con la que elevan la glucosa en la sangre, y según la puntuación de 0 a 100, existen tres tipos: el bajo (de 55 o menos), el medio (de 56 a 69) y el alto (de 70 a 100). En este sentido, se han estudiado las dietas con índice glucémico bajo (IG) y se ha sugerido que reducen la glucemia, o sea que pueden ser útiles para el control glucémico y pueden reducir el peso corporal en personas con prediabetes o diabetes.

Los plátanos puntúan, en general, entre 42 y 62 puntos, según la madurez, por lo que estaríamos hablando de alimentos que se encuentran entre el índice bajo y medio, según la página de índice glucémico de la Universidad de Sídney. En cualquier caso, existen otros factores que pueden ayudarnos a saber si los plátanos son buenos o malos para la diabetes, como por ejemplo: la madurez.

Los plátanos verdes (inmaduros) contienen almidón resistente, es decir, que no eleva los niveles de azúcar en sangre y puede mejorar el control del azúcar en sangre a largo plazo. Por su parte, los amarillos y maduros contienen más azúcar que los verdes, por lo que pueden provocar un aumento mayor en los niveles, hasta el punto de que existen estudios que sugieren que el consumo de plátanos verdes podría estar relacionado con beneficios en el metabolismo glucémico y de la insulina, el control de peso y las complicaciones renales y hepáticas asociadas con la diabetes.

Pero no solo es importante la madurez sino también el tamaño de la porción, ya que cuanto más grande sea el plátano más carbohidratos se consumirán y mayor será el aumento de azúcar en la sangre.

Si un plátano estuviera completamente maduro, tendría un índice glucémico de 62, y en este sentido, su carga glucémica variaría de 11 para un plátano muy pequeño a 22 para uno muy grande.

Los plátanos proporcionan fibra, potasio, vitamina B6 y vitamina C, y también contienen algunos antioxidantes, por lo que para la mayoría de las personas con diabetes, las frutas (incluidos los plátanos) son una opción saludable. Sin embargo, es obligado tener en cuenta el tipo de alimentación que se tiene.

Productos