Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Desmontan el falso mito de que los diabéticos no deben consumir patatas

Se ha difundido por ahí la falsa creencia de que las personas que tienen diabetes tipo 2 no deben consumir en ningún momento patatas, supuestamente porque este alimento no ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre... sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad Católica Australiana lo ha desmentido tras realizar una investigación.

 

Los científicos australianos querían ver cuales eran las diferencias a la hora de consumir patatas o arroz, y para realizar el estudio, probaron en 24 adultos con diabetes tipo 2 a someterlos a una dieta en la que cenaron patatas blancas, monitorizándoles en todo momento para observar cómo variaba el índice glucémico.

Tras realizar el estudio, se llegó a la conclusión de que el índice glucémico es una medida inexacta de la respuesta glucémica... pero esta no fue el único resultado que se extrajo del estudio, sino que también sirvió para darse cuenta de que los que consumieron patatas tuvieron una mejor respuesta glucémica nocturna.

En este sentido, Brooke Devlin, investigadora principal del estudio ha señalado que «existen limitaciones en el uso del índice glucémico de alimentos individuales y su efecto agudo sobre la glucosa en la sangre cuando se intenta determinar su influencia en los índices de salud a largo plazo, particularmente en las personas con diabetes tipo 2, ya que los alimentos individuales rara vez se consumen de forma aislada, sino con otros alimentos como parte de comidas mixtas».

Esto «es raro que las personas ingieran alimentos de forma aislada; y los hallazgos de este estudio demuestran cómo otros factores –la hora del día o los alimentos con los que se acompañan– deben ser considerados cuando se investiga la liberación de glucosa de las comidas mixtas en los individuos con diabetes tipo 2».

A la vez, se realizó otra investigación en la que los sujetos tenían la el mismo desayuno y almuerzo, pero variaba la cena de su dieta. Los pacientes de diabetes tipo 2 tenían 4 opciones para cenar: patatas asadas o patatas blancas sin piel hervidas o, arroz. Sin embargo, como aseguraban los profesionales, la respuesta glucémica no varía en función del alimento que coma, por lo que este falso mito sobre la diabetes cayó por su propio peso.

«Estos hallazgos son contrarios a los de las investigaciones de observación y a las guías dietéticas tradicionales que han llevado a algunos a creer que las patatas no son una opción de alimento apropiada para las personas con diabetes tipo 2», ha asegurado la encargada de la investigación, que ha añadido que «nuestro estudio muestra que los alimentos de alto índice glucémico, como las patatas, pueden consumirse como parte de una cena sana sin afectar negativamente a la respuesta glucémica, y al mismo tiempo aportan nutrientes clave con relativamente pocas calorías, lo cual es esencial para los diabéticos tipo 2».

Por último, el estudio concluía que «las patatas son una verdura sostenible, asequible y densa en nutrientes», por lo que «pueden desempeñar un papel importante en las dietas modernas, independientemente del estado de salud del metabolismo».

Productos