Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Si eres diabético... cuidado con los plátanos

Los diabéticos deben controlar el azúcar que digieren para no sobrepasar unos límites de riesgo para la enfermedad... por este motivo, el plátano, una fruta que lleva consigo la etiqueta de saludable, podría llegar a ser dañino para estos pacientes al contener numerosos carbohidratos y azúcares.

 

Uno de los factores modificables más importantes en la gestión de la diabetes es el control de la dieta, que nos ayudará a evitar o reducir los alimentos ricos en hidratos de carbono, y en este sentido, el plátano es uno de esos alimentos que generan dudas entre los diabéticos al tratarse de una fruta que contiene grandes cantidades de hidratos de carbono y azúcares.

Debido a que los diabéticos no tienen la capacidad para producir insulina, o sus células son resistentes a lo poco que producen, se hace necesario controlar el consumo de carbohidratos, y un plátano que pese alrededor de los 126 gramos, contiene nada menos que 29 gramos de carbohidratos y 112 calorías. Además, estos carbohidratos están presentes en esta fruta en forma de azúcar, almidón y fibra, según destaca la Base de Datos de Alimentos y Nutrición del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Por otra parte, el hecho de que también contenga fibra, unos tres gramos para el peso mencionado, proporciona beneficios para las personas con diabetes, debido a que la fibra ayuda a retardar la digestión y la absorción de los carbohidratos. Por lo tanto, estaría implicada en reducir los picos de azúcar en sangre y mejorar el control general del azúcar en sangre.

De esta manera, los que consumen grandes cantidades de fibra dietética, especialmente fibra de cereales, pueden beneficiarse de una reducción en la incidencia de desarrollar diabetes tipo 2, según indica este estudio que demuestra que hay “una pequeña reducción en la concentración de glucosa en sangre en ayunas, así como una pequeña reducción en el porcentaje de hemoglobina glicosilada”.

Hay que tener en cuenta además, que los plátanos puntúan, entre 42 y 62 puntos en el índice glucémico, según la madurez, ya que que es un alimento que se encuentra entre el índice bajo y medio, según la página de índice glucémico de la Universidad de Sídney. En este sentido, la madurez del plátano es decisiva para la diabetes, ya que los plátanos verdes y, por tanto, inmaduros, contienen almidón resistente, lo que quiere decir que no eleva los niveles de azúcar en sangre y puede mejorar el control del azúcar en sangre a largo plazo.

Por contra, los plátanos amarillos y maduros contienen más azúcar que los verdes, por lo que pueden provocar un aumento mayor en los niveles, hasta el punto de que algunos estudios afirman que el consumo de plátanos verdes podría relacionarse con beneficios en el metabolismo glucémico y de la insulina, el control de peso y las complicaciones renales y hepáticas asociadas con la diabetes.

Más allá de la madurez del plátano, su tamaño también cobra importancia para los diabéticos, ya que cuanto más grande sea, más carbohidratos se consumirán y mayor será el aumento de azúcar en la sangre. De esta manera, un plátano maduro tendría un índice glucémico de 62, pero su carga glucémica variaría de 11 para un plátano muy pequeño a 22 para uno muy grande.

Productos