Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

Cuando la diabetes afecta a la sexualidad...

Poca gente se pregunta si la dia betes puede afectar a la sexualidad, pero la verdad es que su relación es más estrecha de lo que podríamos imaginar, hasta el punto de que esta enfermedad puede dañar los nervios, órganos genitales y causar problemas con el deseo sexual debido a las concentraciones altas y bajas de glucosa en sangre.

De esta manera, cuando hay un problema sexual siempre conviene acudir al médico, pues detrás de todos los síntomas puede haber un problema de diabetes. Algunas veces, se descubre la enfermedad debido a los problemas que surgen con respecto a la sexualidad, ya que una vez diagnosticada la diabetes controlarla hará difícil que estos aparezcan y afecten a las relaciones sexuales.

Desde el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón (NIH) explican que las consecuencias de la diabetes en la sexualidad de los hombres suelen estar relacionadas con la disfunción eréctil, eyaculación retrógrada, curvatura del pene, bajo nivel de testosterona y problemas de fertilidad.

En el caso de la disfunción eréctil, esta aparece debido a los daños en los nervios provocados por la diabetes y los problemas de circulación. Según indica el NIH, "más de la mitad de los hombres con diabetes desarrollarán disfunción eréctil", una afirmación que preocupa.

Por su parte, la eyaculación retrógrada, es una consecuencia rara y poco frecuente de la diabetes que provoca que el semen entre en la vejiga en lugar de salir por el pene; mientras que en el caso de la curvatura del pene, los hombres con diabetes tienen altas probabilidades de sufrir esta consecuencia, lo que también podría derivar en una disfunción eréctil, ya que puede provocar relaciones sexuales incómodas o dolorosas.

Por su parte, el bajo nivel de testosterona, si además de tener diabetes se sufre de sobrepeso, puede disminuir el deseo sexual debido a los bajos niveles de testosterona, y aunque estos suelen disminuir con la edad, la diabetes puede potenciar esto.

Además, en el caso de los problemas de fertilidad, estos pueden aparecer debido a la eyaculación retrógrada o, también, porque el esperma se mueve más lentamente debido a la diabetes.

No todos los hombres con diabetes sufrirán estas consecuencias, aunque hay un porcentaje bastante alto de que sufran, al menos, disfunción eréctil, motivo por el que conviene conocerlas, ya que estos problemas en la sexualidad pueden dejar en evidencia esta enfermedad que hay que tratar.

También existen algunas consecuencias de la diabetes en la sexualidad de las mujeres que conviene conocer, como pueden ser la falta de deseo y respuesta sexual, dolor durante las relaciones sexuales e infecciones como la candidiasis vaginal.

Al igual que en el caso de los hombres, la falta de deseo y respuesta sexual surge debido al desequilibrio que se produce con respecto a los niveles de azúcar en sangre, y además, el posible daño en los nervios puede llevar a una falta de deseo que afecte a la sexualidad.

En el caso del dolor durante las relaciones sexuales, el daño en los nervios debido a la diabetes puede provocar problemas de lubricación que causará relaciones dolorosas e incómodas; mientras que con las infecciones como la candidiasis vaginal, cuando los niveles de glucosa en sangre son demasiado altos, es posible sufrir de forma recurrente infecciones como la candidiasis vaginal. También, pueden aparecer infecciones en la vejiga como la cistitis.

En el caso de las mujeres es muy importante controlar la diabetes a tiempo, sobre todo, si se planea un embarazo, ya que como indica el NIH, "una concentración alta de glucosa en la sangre puede perjudicar al bebé durante las primeras semanas de embarazo".

Excepto en el caso de la curvatura del pene en los hombres, cuya solución sería una intervención quirúrgica, en el resto es posible recuperar la sexualidad tratando la diabetes., e incluso en el caso de las mujeres que tengan problemas de lubricación, el uso de lubricantes puede mejorar las relaciones sexuales. Lo importante es comentarle cualquier problema de estas características al médico, que sabrá cómo puede ayudarnos para que nuestra sexualidad no se vea afectada por la diabetes.