Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los diabéticos.

¿Cómo influyen las horas de las comidas en la diabetes...?

La diabetes es un trastorno crónico que altera la manera en la cual el organismo metaboliza el azúcar (glucosa), una fuente importante de combustible para el cuerpo, y aunque no hay cura, sí existen algunos factores que influyen en el control de la enfermedad como perder peso, y entre ellos, destaca el horario de las comidas.

La alimentación con restricción de tiempo (TRF) es un enfoque dietético bastante reciente en el que se pone el punto de mira en la hora en la que comemos, más que en los alimentos que comemos. De esta manera, la ingesta de energía se limita a un número determinado de horas al día, por lo general unas 12 horas o menos, extendiendo de esta forma el ayuno diario que hacemos durante la noche.

Algunos estudios previos ya habían demostrado el potencial de este tipo de alimentación, sobre todo de cara a reducir los factores de riesgo de la diabetes tipo 2, ya que con este modo de ingesta controlada se mide la pérdida de peso, se reduce el colesterol y se mejora la sensibilidad a la insulina. Lo que no se sabía era si era mejor restringir la ingesta de alimentos al principio del día: TRF temprano, o más tarde: TRF tardío.

Un grupo de investigadores ha estudiado el efecto, partiendo de la hipótesis de que si se mantiene esta pauta de alimentación durante 10 semanas, se reducirá el peso corporal y la adiposidad, además de mejorarse los marcadores de riesgo de enfermedad metabólica, como el colesterol y la sensibilidad a la insulina, defendiendo que la TRF temprana tendrá mejores resultados que la tardía.

En esta investigación se dividió a los participantes en dos grupos: TRF temprano y TRF tardío, y ambos mantuvieron su rutina habitual de sueño-vigilia, pero se diferenciaron en las horas de las comidas, de forma que el primer grupo tenía restricción horaria de 7 de la mañana a 3 de la tarde, y el segundo, de 12 de la mañana a las 8 de la tarde. Durante el período de ayuno, a los participantes se les permitía beber abundante agua y también algunas bebidas sin calorías (refrescos dietéticos, té negro o café)

Las conclusiones respaldaron que la TRF podría ser una alternativa o una medida complementaria a la restricción energética continua convencional u otras medidas dietéticas utilizadas en la prevención de enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2, y también de cara al tratamiento de la obesidad.

En cualquier caso, los autores defienden que esta sería una nueva línea de investigación y que se necesitan más estudios piloto para llegar a saber si existen diferencias significativas entre la TRF temprana y tardía, sobre todo con el conocimiento actual de la biología circadiana y el metabolismo de los nutrientes.

Los investigadores de la crononutrición defienden que existe una relación entre el momento de la ingesta energética y la biología circadiana. Los ritmos circadianos controlan muchos aspectos del metabolismo de los mamíferos, incluido el de la grasa y la glucosa. De esta manera, un estudio llevado a cabo por científicos ingleses y españoles desentrañó las funciones metabólicas de los relojes circadianos en los tejidos metabólicos clave, incluidos el hígado, el páncreas, el tejido adiposo blanco y el músculo esquelético, de forma que concluyeron que la alteración del reloj de tejido específico en un solo órgano periférico podría provocar obesidad o alteración de la homeostasis de la glucosa en todo el organismo.